La Villa del Pingüino

Saturday, September 17, 2005

Noritaka

Noritaka
Ediciones Glenat
Colección de 18 tomos
192 páginas por tomo
1.200 pesetas (7,20 €) por tomo
Guión: Hideo Murata
Dibujo y entintado: Takashi Hamori

La afición por el cómic en Japón no tiene nada que ver con la que tenemos en España. Puede que actualmente tengamos una gran variedad de productos, posiblemente la mayor de la historia del país, pero no tiene comparación con el país nipón. Allí existe una enorme diversidad de mangas, de hecho, existe un cómic para cada tipo de persona. Mangas de amor, de ciencia ficción, de terror, de animales, de magia… y de deportes.

El género deportivo es uno de los más comunes en el país del sol naciente. Como claros ejemplos cabría destacar Capitán Tsubasa (que aquí llegó con el título de Oliver y Benji) de Masami Tsuda, Slam Dunk de Takehiko Inoue o Bateadores de Mitsuru Adachi, series que han triunfado tanto en España como en su país de origen. La Serie que nos ocupa, Noritaka, entraría dentro de este género y, siendo más precisos, en el subgénero de artes marciales.

Noritaka es el anti-héroe por antonomasia: torpe, feo y algo estúpido. Como no, nuestro protagonista se enamora de la chica más guapa y lista de toda la clase (no podía ser de otra manera). Por un golpe del destino, cuando parecía que Noritaka podía conquista a la bella chica, la pierde por un golpe de mala fortuna (además de algo de cobardía). Entonces, en un golpe de genio, decide apuntarse a un club deportivo para demostrar que “no es débil”. Hasta aquí seguimos la estructura: chico-se-enomora de chica> chico-pierde-chica> chico-intenta-impresionar-chica. Pero, a partir del segundo tomo, la serie entra en un espiral de combates y buen humor que no pierde en toda la serie. No por ello el protagonista se olvida de su amada, la tiene presente en todo momento y lucha por su amor. Al fin y al cabo, es la motivación que mueve a Noritaka.

La historia se caracteriza, tal y como apuntaba hace un momento, por dos aspectos: el humor y los combates. Por lo que respecta a lo primero, hay escenas impagables, que demuestran un gran sentido del humor. Murata se aprovecha de algunos personajes famosos para sus bromas (MC Hammer, Michael Jackson o Michael Schumacher, por citar algunos), pero destaca más por las situaciones inverosímiles en las que sitúa al protagonista. Entrenamientos irrisorios como disfrazar a Noritaka de mujer o escenas impagables como cuando conoce a Yamazaki. Pero, como decíamos, este es un cómic de artes marciales. Los combates son impresionantes. No son un sinfín de golpes sin sentido (como sería Dragon Ball). Cada técnica viene razonada desde un punto de vista teórico, ayudando al lector a entender que golpes son más efectivos. De la misma manera, Murata nos ofrece una evolución lógica de las aptitudes de Noritaka, que pasa de ser un chico débil y torpe a un experto luchador en diferentes artes marciales.

Hamori, muestra una evolución en el dibujo a través de los dieciocho tomos. Si en un principio observamos un trazo sencillo, simple y efectivo, hacia el final de la serie vemos un dibujo más recargado y detallista. Personalmente opino que a la historia le pega más su primera etapa ya que el dibujo de Hamori empobrece a la serie hacia el final. Aun así, el dibujo tiene momentos culminantes, según que caras de Noritaka o algunas escenas de lucha son dignas de elogio. En estas últimas, Hamori destaca por encima del resto. Cuerpos bien proporcionados y un gran conocimiento de la musculatura caracterizan esas viñetas.

El argumento es sólido, una sucesión de combates en los que Noritaka se ve envuelto y de los que no puede escapar. Pese a ello, a partir del mitad de la serie, el nivel argumental comienza a descender, con historias cada vez más forzadas que pierden el espíritu original.

En lo que respecta a la edición, como es de costumbre Glenat nos ofrece una excelente edición, muy similar a la original, con gran calidad de papel y a un precio bastante razonable. Si tuviéramos que encontrar una pega, esta sería la traducción. En algunos casos traducen bromas (penosa escena en que se habla del “Carlos Arguiñano japonés) o, simplemente, no tienen en cuenta que han invertido las páginas (han accidentalizado el cómic girando las páginas y no se tiene en cuenta). Por ejemplo, se dice que Noritaka golpea con la pierna derecha y en la viñeta lo hace con la izquierda, un error totalmente evitable.

En conclusión, Noritaka (también conocido como Noritaka, el rey de los líos) es un gran cómic deportivo-humorístico que hará las delicias de los fans del manga y de los cómics deportivos.

¡Que leáis muchos cómics, "A ello"!

1 Comments:

  • Yo solo he leído un par de volúmenes pero puedo decir que la serie está muy bien, sobre todo por lo divertida que es. Mi puntuación un 8 sobre 10.
    ¿Como que Dragon Ball es una serie de golpes sin sentido?, DE ESO NADA, eso es que solo has visto la serie donde los combates se alaaaargan y se alargaaan, ¿un Final Flash de Vegeta es un golpe sin sentido?, hombre si la tierra no tiene sentido, este ataque que puede destruirla tampoco lo tiene jejeje ;P. Perdón por el arrebato, ¡¡un 10 a tu reseña Francesc!! (bueno no un 9,5 que me ha hablado mal de mi Dragon Ball ... xD)

    By Blogger Txiki, at 17/9/05 16:31  

Post a Comment

<< Home